Studio Niia | Balmes
566
page-template-default,page,page-id-566,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Balmes

El proyecto aborda la reforma integral de una vivienda en la calle Balmes de Barcelona donde se debía resolver el programa de necesidades para un matrimonio y cuatro hijos. Desde un inicio, se buscó la simplificación de espacios a través de reconocer los tres sectores que la propia estructura marcaba. El respeto a la tipología ha sido una de las claves para la reorganización de todas las actividades domésticas.

 

Se elimina todo lo accesorio con tal de dejar libres las estancias que las propias paredes construyen. Una vez se tenían estos grandes espacios libres se busca la separación y continuidad de los mismos a través de pequeñas acciones: se abren pequeños pasos en las narrative essay outline paredes de carga para crear nuevas circulaciones y relaciones espaciales, las puertas correderas sirven como elementos que ayudan a la fluidez y contención del espacio según el uso, los muebles son articulaciones que enlazan y dan ritmo a las distintas estancias así como ayudan a colmatar el espacio en el que se sitúan.

 

El piso se configura a través de un gran espacio central, de uso público y familiar, que es el que separa las zonas más privadas de la vivienda. De este modo, en los espacios centrales encontramos una secuencia de ámbitos públicos como son el hall, el salón-comedor, el estudio familiar, el office y la cocina. En el ala sur se sitúa la habitación suite del matrimonio y en el lado puesto, en el ala norte, se encuentra la habitación de invitados, con la de los niños y sus respectivos baños.

 

La propuesta de trabajar con pocos materiales como el roble, el mármol y el blanco se debe a la búsqueda de una imagen sobria que sea capaz de absorber amablemente los distintos objetos de la vida cotidiana. El roble natural en suelo, ventanas y puertas correderas, el blanco con diferentes tonos en paredes y muebles y el mármol carrara con tal de ennoblecer los espacios de baño y objetos particulares como la chimenea. En la cocina se recupera el pavimento antiguo que enlaza la transición entre el roble y el mármol blanco.

Arquitectos: Studio NiiA + Luis Infiesta

 

Promotor: Privado

 

Aparejador: Criba tècnics de la construcció

 

Superficie: 230 m2

 

Fotografía: Aitor Estévez

 

Año: 2017